Make your own free website on Tripod.com
ORACIONES DE LA FAMILIA
Oración a la Sagrada Familia

Oracion para vivir en Paz a la Familia


Oración por nuestra Familia y Parientes


Oración de la Madre que Espera un Hijo
[
Oración de los Esposos que Esperan un Hijo


Oración de agradecimiento despues del nacimiento de un hijo


Oracion en el Cumpleaños de un hijo
Oración de los Padres por un Hijo pequeño

Oración por los Hijos que van a la Escuela


Oración de los padres por los Hijos


Oración de los Padres en la Boda de un Hijo


Oración por el Hijo Ausente


Oración de los padres por los hijos


Oración de la Madre por los Hijos
Oración de los Esposos

Oración en las dificultades económicas


Oración antes de salir juntos de viaje


Oración de los Hijos por sus Padres


Oracion de los Abuelos


Oración de la Esposa Viuda o del esposo Viudo


Oración por los que viven solo
s
Oración para antes de leer la Sagrada Escritura

Oración antes de tomar los alimentos


Oración después de tomar los alimentos


Consagración del hogar a Nuestra Señora Auxiliadora


Oracion por la Paz en la Familia


Oracion para La Familia


Oracion por los Padres
 

Oración a la Sagrada Familia

Sagrada Familia de Nazaret: enséñanos el recogimiento, la interioridad; danos la disposición de escuchar las buenas inspiraciones y las palabras de los verdaderos maestros; enséñanos la necesidad del trabajo, de la preparación, del estudio, de la vida interior personal, de la oración, que sólo Dios ve en lo secreto; enséñanos lo que es la familia, su comunión de amor, su belleza simple y austera, su carácter sagrado e inviolable. Amén.

(Paulo VI)

Oración para vivir en paz a la famlia

Señor, Dios Nuestro,

Tú nos has elegido para ser tus santos
Y tus predilectos.
Revistenos de sentimientos de misericordia,
De bondad,
De humildad,
De dulzura,
De paciencia
Ayudanos a sobrellevar los unos a los otros
Cuando tenemos algún motivo de queja,
Lo mismo que tú, Señor, nos has perdonado.
Sobre todo, danos esa caridad,
Que es vínculo de perfección.
Que la paz de Cristo brille en nuestros corazones.
Esa paz que debe reinar en la unidad de tu Cuerpo Místico.
Que todo cuanto hagamos, en palabras o en obras, sea en
Nombre del Señor Jesús,
Por quien sean dadas gracias a ti,
Dios Padre y Señor Nuestro. Amén.

Oración por nuestra familia y parientes

Te suplicamos, Jesús, por todos nuestros parientes y seres queridos y te pedimos estar siempre dispuestos a rogar por ellos. Condúcelos a la luz de la verdad, consérvalos siempre en esa verdad, si por dicha y concédeles el don de la perseverancia.

Te pedimos por nuestros parientes, padres y madre; por nuestros hermanos y hermanas, por cada uno de ellos en particular; por nuestros primos y toda nuestra parentela; por nuestros amigos más íntimos; por nuestros maestros y alumnos, por nuestros jefes y patrones,por nuestros servidores y trabajadores; por nuestros socios y compañeros de trabajo; por nuestros vecinos y por nuestros superiores; por todos aquellos que nos quieren bien y por los que no nos quieren; por nuestros enemigos; por nuestros competidores y rivales; por los que nos insultan y calumnian.
Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino tambien en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se digne reducir el tiempo de su expiación y admitirlos a su presencia. Amén.

(Cardenal Newman)
 

Oración de la Madre que Espera un Hijo

Te glorifico, Padre celestial, Dios creador, porque hiciste en mí grandes cosas y va a nacer de mí un hijo, fruto de un amor que bendijiste. Jesús, Hijo de Dios, que me permitiste adorarte pequeñito en el pesebre, Te ofrezco a mi hijito, tu hermano. Enriquécelo con los bellos dones de la naturaleza y de la gracia. ¡Que en la tierra sea él nuestra alegría, y en la eternidad, tu gloria!
Espíritu Santo, cúbreme con tu sombra durante estos benditos meses de espera, a fin de que nada malo pueda pasarle a mi hijito y que su alma esté preparada para convertirse en tu santuario por el bautismo.

Y tú, María, Reina de las madres, asísteme, te lo pido, a la hora del nascimiento de mi hijo. Acepto, desde ahora, todos los sufrimientos que vengan y te pido que los ofrezcas a Dios por mi hijo.

Mi santo ángel de la guarda, santo ángel de la guarda de mi hijo, vela por nosotros dos.

Amén.

Oración de los esposos que esperan un hijo

Señor, Padre nuestro, tú sabes con cuánta alegría

Hemos sabido que una nueva vida ha surgido
Entre nosotros.
Te damos gracias por este don maravilloso con
El que nos has hecho partícipes de tu divina paternidad.
Tú sabes la trepidación que se vive en la espera.
Te lo pedimos, Señor: Vigila y protege esta pequeña
Y delicada vida, este cuerpo y esta alma llenos
Aún de misterio, para que llegue sana a la luz
Del mundo y a la nueva vida del Bautismo.
Madre de Dios, a tu corazón de madre confiamos
Ya desde ahora este hijo. Amén.


Oración de agradecimiento

Después del nacimiento de un hijo.

La hora crítica ha pasado:

Tu paternal asistencia, Señor,
Ha resuelto en alegría nuestra ilusionada espera.
Un niño nos ha nacido:
La alegría de tu nacimiento se renueva en nuestro hogar.
¡ Gloria a ti, Señor, en los cielos
y paz para nosotros!
Mientras te damos gracias,
Te consagramos también nuestro hijo:
Tú nos lo has dado;
Lo custodiaremos como tuyo.
Ayúdanos a recibirlo y educarlo
Como hijo de bendición.

Amén.

Oración en el cumpleaños de un hijo

Te damos gracias, Señor,

Porque has bendecido nuestra casa
Y nos has confiado este hijo.
Una vez más lo ponemos en tus manos paternales.
Guíalo y condúcelo,
Bajo la protección de los santos ángeles y de
Su santo patrono, juntamente con nosotros,
A la felicidad eterna.
Hazlo fuerte, leal, generoso,
Para que su vida difunda un hálito de bondad y alegría.
Que manifieste a todos la belleza de la vida cristiana.

Amén.

Oración de los padres por un hijo pequeño

Señor Jesús,

Que quisiste un día ser también niño,
Protege a nuestro hijo...,
Fruto de nuestro amor,
Fuente de nuestra alegría,
Esperanza de nuestra vida.
Tú que dejabas a los pequeños que se acercaran
A ti cuando estabas en la tierra,
Y los bendecías,
Bendice también al nuestro
Y nos permitas que su inocencia sea profanada
Por el mal.
Haz que crezca, según tu ejemplo,
En edad, sabiduría y gracia,
Acércanos a su inocencia;
Haz que veamos tu rostro en sus ojos
Y que en él reencontramos nuestra infancia,
Con todas sus promesas.
Que nuestro hijo nos enseñe a ser niños también
A nosotros, para entrar en el reino de los cielos.

Amén.

 

 

Oración por los hijos que van a la escuela

Divino Salvador,

Que te sentaste junto con los maestros de la ley
Te confiamos nuestros hijos mientras están en la
Escuela.
Infunde en ellos el espíritu de sabiduría;
Abre sus inteligencias,
A fin de que te conozcan cada día más,
Y aprendan los conocimientos que necesitan
Para su vida terrena y eterna.
Concédeles las virtudes de la obediencia y la
Diligencia.
Que aprecien y amen a sus maestros y compañeros.
Y que día tras día crezcan como tú
En edad, sabiduría y gracia
Ante Dios y ante los hombres.
Amén.

Oración de los padres por el porvenir de los hijos

Señor, tú conoces a cada uno

Y a cada uno llamas por su nombre,
Y das a cada hombre una vocación
Para llegar a la salvación,
Para darte gloria
Y para ser una ayuda a los hombres sus hermanos.
Ha llegado también para nuestro hijo
El momento de descubrir el camino que has
Señalado para él.
Ilumina su mente con tu luz,
Sosténlo con tu fuerza,
Para que no se contente con un ideal fácil.
Ilumínanos también a nosotros, sus padres,
Para que le ayudemos a reconocer su vocación
Y a realizarla generosamente,
Sin poner impedimentos a su libertad
Y sin oponernos a tu guía interior.
Amén.

Oración de los padres en la boda de un hijo

El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob esté

Siempre con ustedes,
Y les llene de bendiciones.
Que él mismo lleve a término en ustedes su bendición.
Que vean los hijos de sus hijos,
Hasta la tercera y cuarta generación,
Y que después, sin fin, alcancen la vida eterna.
Que a su santa bendición añada Dios la de
Tu madre y mía.
En el nombre del Padre,
Y del Hijo,
Y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración por un hijo ausente

Nuestro hijo, Señor, es también tuyo;

Está alejado de nosotros,
Pero está contigo
Y tu paternidad nos consuela.
En ti permanecemos unidos.
Tu ves lo que nosotros no vemos;
Tu eres amorosamente providente.
Aleja de él todo peligro.
Protégelo ahora que está lejos de casa.
Confiamos en ti,
Porque eres el mejor de los padres.
Amén.

Oración de los padres por los hijos (1)

Dame, Señor, un hijo que sea lo bastante fuerte para saber cuándo es debil y lo bastante valeroso para enfrentarse consigo mismo cuando sienta miedo: un hijo que sea orgulloso e inflexible en la derrota honrada, y humilde en la victoria.

Dame un hijo que nunca doble la espalda cuando deba erguir el pecho; un hijo que sepa conocerte a ti... y conocerse a sí mismo, que es la piedra fundamental de todo conocimiento.
Condúcelo, te lo ruego, no por el camino cómodo y fácil, sino por el camino áspero aguijoneado por las dificultades y los retos. Allí déjalo aprender a sostenerse firme en la tempestad y a sentir compasión de los que fallan.
Dame un hijo cuyo corazón sea claro y cuyos ideales sean altos; un hijo que se domine a sí mismo antes de que pretenda dominar a los demás; un hijo que aprenda a reír, pero que también sepa llorar; un hijo que avance hacia el futuro, pero que nunca olvide el pasado.
Y después que le hayas dado eso, agrégale, te suplico, suficiente sentido de buen humor, de modo que pueda ser siempre serio, pero que no se tome a sí mismo demasiado en serio.
Dale humildad para que pueda recordar siempre la sencillez de la verdadera grandeza, la imparcialidad de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza. Entonces, Señor, yo, su padre, me atreveré a decirte: "Gracias porque mi vida no ha sido vana".

Otra oración de los padres por los hijos (2)

Señor, Padre todopoderoso,

Te damos gracias por habernos dado estos hijos.
Es una alegría para nosotros,
Y las preocupaciones, temores y fatigas que
Nos cuestan,
Las aceptamos con serenidad.
Ayúdanos a amarlos sinceramente,
A través nuestro has hecho surgir su vida;
Desde toda la eternidad tú los conocías y amabas.
Danos sabiduría para guiarlos,
Paciencia para instruirlos,
Vigilancia para acostumbrarlos al bien
Mediante nuestro ejemplo.
Fortalece nuestro amor para corregirlos
Y hacerlos más buenos.
¡Es tan difícil a veces comprenderlos!,
ser como ellos nos desean,
ayudarlos a hacer su camino!
Enséñanos tú, Padre bueno,
Por los méritos de Jesús, tu Hijo y Señor nuestro.
Amén.

Oración de la madre por los hijos

Oh Señor, toma bajo tu protección los hijos

que tu me has dado.
No permitas que te ofendan con el pecado: elígelos
para el cielo.
Salva también mi alma y la de mi esposo.
Y si quieres llamar a tu servicio para la salvación
De los hombres a uno de mis hijos, te lo ofrezco
Ya desde ahora con alegría y con reconocimiento
Profundo.
Perdona, Señor, mis debilidades y suple mis carencias,
Para que pueda cumplir lo más dignamente mi misión
En la familia y en la sociedad.
Sostén a toda mi familia en el espíritu de fe, en la paz
Y en la unidad del amor y haz que nos encontremos
Unidos en la sociedad de los Santos, contigo, eternamente.

Amén.

Oración de los esposos

Señor, Jesús, tú nos has unido por el sacramento del Matrimonio. Te damos gracias. Gracias por todas las alegrias que nacen dela recíproca comunión; gracias por nuestros hijos y por la paz de nuestro hogar. Te pedimos: que mantengas vivo cada día, nuestro amor; no permitas que se pierda a causa de la monotonía o de la actividad de la vida. No permitas que jamás nos falte algo que comunicarnos y que vivamos el uno junto al otro como extraños.

Enseñanos como podemos cada día avivar nuestra vida en común y haz que siempre sepamos perdonarnos y que podamos siempe ayudarnos en nuestras decisiones.
Danos fuerza para poder enfrentarnos juntos a todas las penas. Como a todas las pruebas. Señor, te pedimos que renueves en cada uno de nosotros, cada día, tu amor. Amén.

Oración en las dificultades económicas

Señor, que has creado todo el universo

y has dotado a la tierra de riquezas suficientes
para alimentar a todos los hombres que habitan,
ven en nuestra ayuda.
Señor, que cuidas de los lirios del campo y de
las aves del cielo, los vistes, los nutres y los haces
prosperar, manifiesta sobre nosotros tu providencia paterna.
Ayúdanos, Señor:
Ya que nuestra salvación sólo puede venir de hombres
Honestos y buenos,
Infunde en el corazón de nuestros prójimos
El sentido de la justicia, de la honestidad, y de la
Caridad.
Cuida de nuestra familia, que confiadamente espera de ti
El pan de cada día.
Fortalece nuestros cuerpos, da serenidad a nuestra vida,
A fin de que podamos corresponder más fácilmente
a tu gracia divina,
y sentir que sobre nosotros,
sobre nuestras preocupaciones y angustias,
vela tu amor de Padre.
Amén.

 
Oración antes de salir juntos de viaje

El Señor omnipotente y misericordioso

Dirija nuestros pasos por el camino de la paz y de
La prosperidad;
Que el ángel Rafael nos acompañe,
Para que con salud, paz y alegría
Podamos volver a nuestros hogares.
Señor, danos a todos los presentes un viaje feliz
Y un tiempo de paz,
A fin de que, en compañía de tu santo ángel,
Podamos llegar felizmente al lugar a donde vamos
Y, por fin, a la vida eterna.
Amén.

Oración de los hijos por sus padres

Dios, concédeme comprender mejor a mis padres, y saber devolverles amor por amor.

Si yo no puedo amarlos como antes es que debo amarlos más.
No ya como un niño que balbucea, sino como un hombre que sabe lo que tiene que decir, y que expresa su alma en un lenguaje dulce y fuerte.
Yo me acercaré a mi padre y a mi madre, que sufren por mí, y cuyo trabajo hasta ahora no he apreciado.
Esta noche diré y repetiré, con más comprensión que otras veces, la antigua oración de mi infancia:
Padre nuestro, que estás en el cielo, escucha a tus hijos. Te pedimos por nuestros padres.
Por medio de ellos nos lo diste todo, devuélveles todo el bien que nos han hecho.
Nos han dado la vida: consérvales la salud.
Nos han dado el alimento: dales el pan de cada día.
Nos han dado el vestido: que sus almas se hallen vestidas siempre de tus gracias.
Concédeles sobre la tierra la felicidad que se encuentra en servirte y amarte.
Y haz que podamos estar un día reunidos en el cielo. Amén.

Oración de los abuelos

Señor, nos estamos volviendo viejos; los jóvenes nos hablan con respecto y temen que les contemos anticuadas historias.

A veces no comprendemos nada del mundo de hoy y sentimos en vacío en torno nuestro. Sabemos que tú no eres un Dios tranquilo para viejos achacosos, sino el Dios vivo, inagotable siempre en su novedad, contemporáneo de la actual transformación del mundo.
Comulgando tu pan vivo nos sentimos rejuvenecer: de él sacamos vigor para no ser ancianos de aquellos que se pierden en los recuerdos del pasado.
Concédenos, Señor, el preparar dignamente nuestra vejez, dar sentido a nuestros días actuales. Que sepamos ofrecer cariño a los nietos y vivir en el afecto de nuestros hijos. Amén.

Oración de la esposa viuda o del esposo viudo

Padre, te has llevado a mi esposo (a) . Hemos recorrido juntos una parte de nuestro camino en esta vida. Hemos convivido las alegrias y las penas, los gozos y las dificultades. Fue hermoso, aunque no siempre fue fácil. De todo te doy gracias.

Ahora mi esposo (a) se ha ido. He quedado solo (a). A él (ella) dale la felicidad eterna; a mí dame la fuerza de poder decir: hágase tu santa voluntad. Y haz que un día, nos encontremos en la Patria eterna. María, consuelo de los afligidos, intercede por nosotros. Amén.

Oración por los que viven solos

Señor, acércate a todos los que viven en soledad y cuyo corazón está a punto de desfallecer.

Adóptalos.
¡ Es tan duro vivir en el abandono, sin madre, ni mujer y sin hijos!
¡Es tan humillante saber que se molesta a los demás con sus penas!
Reanima a los que viven en el desierto que su egoísmo crea en torno a ellos.
Y cuando la tarde plomiza oprima su pecho; cuando sus sienes ardorosas golpeen fuertemente; cuando la soga o la pistola les obsesione como una pesadilla, pero también como una liberación posible ¡ah!, en tan espantosa sequedad, envíales el frescor y la ternura de tu consuelo. Amén.

(Francisco Jammes)

Oración para antes de leer la Sagrada Escritura

Señor Jesús, abre mis ojos y mis oídos a tu palabra. Que lea y escuche yo tu voz y medite tus enseñanzas.

Despierta mi alma y mi inteligencia, para que tu Palabra penetre en mi corazón y pueda yo saborearla y comprenderla.
Dame una gran fe en ti, para que tus palabras sean para mi otras tantas luces que me guien hacia ti por los caminos de la justicia y de la verdad.
Habla, Señor, que yo te escucho y deseo poner en práctica tu doctrina, porque tus palabras son para mí, vida, gozo, paz y felicidad.
Habla, Señor, tú eres mi Señor y mi Maestro y no escucharé a nadie sino a ti. Amén.

(P.Chevrier)
 

Oración antes de tomar los alimentos

Bendícenos, Señor:

Bendice estos alimentos
Que por tu bondad vamos a recibir;
Bendice las manos que los prepararon,
Da otro tanto a los que nada tienen
Y concede tu paz y justicia a nuestra Patria.

Amén.

Oración después de tomar los alimentos

Te damos gracias, Señor,

Por estos alimentos que nos diste
Y por la alegría de esta hora.
Que esto nos ayude
A servirte de todo corazón.
Te lo pedimos por Jesucristo,
Nuestro Señor.
Amén.

Consagración del hogar a Nuestra Señora Auxiliadora

Santísima Virgen María, a quien Dios constituyo Auxiliadora de los cristianos, te escogemos como Señora y Protectora de esta casa. Dígnate mostrar aquí tu auxilio poderoso. Preserva esta casa de todo peligro: incendio, inundación, rayo, tempestad, ladrones, malhechores, guerra y todas las demás calamidades que conoces.
Bendice, protege, defiende, guarda como algo tuyo a las personas que viven en esta casa. Sobre todo concédeles la gracia más importante: la de vivir siempre en la amistad de Dios, evitando el pecado.

Dales la fe que tuviste en la Palabra de Dios y el amor que nutriste por tu Hijo Jesús y por todos aquellos por los que El murio en la cruz.

¡María auxilio de los cristianos, ruega por todos los que viven en esta casa que te ha sido consagrada!.

Así sea.

Oración por la paz en la familia

Amabilísimo Jesús, los profetas Te anunciaron como Príncipe de la Paz.
Los ángeles, igualmente, anunciaron la paz a los hombres en la ocasión de tu nacimiento. Moriste en la curz para consolidar la paz entre Dios y los hombres. Y el fruto más precioso de tu Pasión fue aquella paz que transmitiste a los apóstoles el día de la resurrección. Tú les ordenaste que llevasen la paz a toda casa donde entrasen.

Danos también la paz que el mundo no nos puede dar. Concédenos también la paz que el mundo no nos puede dar. Concédenos a todos en esta familia, que guardemos la paz de una buena conciencia, para que la serenidad y tu amor reinen entre nosotros. Tu providencia divina nos colocó en una familia y nos unió íntimamente por los lazos sagrados de la sangre y la gracia. Que esta unión verdaderamente exista entre nosotros aquí en la tierra y continúe en el cielo.

Dame a mí, en especial, amor y cariño por todos los familiares. Guárdanos de toda ira e impaciencia, de la peligrosa desconfianza, de discusiones, de maledicencia, de desavenecias. Dios de la paz y del amor, concédenos que pasemos en verdadera paz familiar a los días de nuestra vida, para que lleguemos un día a la completa y verdadera paz en tu presencia eterna. Amén.

Oración para la familia

Señor:
Haz de nuestro hogar, un nido de tu amor. Que no haya amargura, porque Tú nos bendices. Que no haya egoísmo, porque Tú nos animas. Que no haya rencor, porque Tú nos perdonas. Que no haya abandono, porque Tú estás con nosotros. Que sepamos caminar hacia Ti en nuestra rutina diaria. Que cada mañana sea el inicio de un día más de entrega y sacrificio. Que cada noche nos encuentre todavía más unidos en el amor. Haz, Señor, de nuestras vidas, que quisiste unir, una página llena de Ti. Haz Señor, de nuestros hijos, lo que Tú deseas. Ayúdanos a educarlos y orientarlos por tus caminos. Que nos esforcemos en el consuelo mutuo. Que hagamos del amor un motivo para amarte más. Que podamos dar lo mejor de nosotros mismos para que seamos felices en el hogar. Que al amanecer el gran día de ir a tu encuentro nos concedas que estemos unidos a Ti para siempre. Amén.

Oración por los Padres

Señor, te agradezco por el padre y la madre que me diste y que tanto admiro en mi corazón. Haz que siempre los ame más y que ellos se sientan amados. Auméntales las alegrías y no permitas que yo, para ellos, me convierta en un peso. Ayúdame a adivinar sus horas de cansancio y preocupaciones, para que pueda servirles de "Cirineo".
No dejes, Señor, que los desengaños les hagan decaer o que el desánimo les domine. Ayúdales a enfrentar, con renovado coraje, sus reponsabilidades y a actuar frente a ellas de la mejor manera posible. Que ellos sean firmes y severos cuando sea necesario, sin dejar de ser buenos. Que no se pierdan en la impaciencia, sino que sepan perdonar mis flaquezas. Que no repare en sus defectos, Señor, sino en sus cualidades y que sepa no sólo admirar sus buenos ejemplos, sino también imitarlos.

Consérvalos, Señor, en tu amor. Y que nuestra familia, viviendo ahora unida bajo tus cuidados y bencidiones, pueda también vivir unida en el cielo, para cantar tu nombre, ¡oh Padre de los padres!.

Amén.

 

Mándanos tus intenciones de oración, las cuales incluiremos en nuestra misa y rosario diario.
Y en la misa de la Basílica de Guadalupe, una vez a la semana.

 ©2000,Plegaria-Net